Más niña y más mujer que nunca

- He estado pensando.- dije después de dar una calada a mi cigarrillo.

- Nunca me gusta el tono que pones cuando dices "he estado pensando" porque después nunca dices nada que quiera oír.- Te levantaste, te pusiste tu ropa interior y mi camisa y te escapaste a la cocina.

Yo suspiré pesadamente, pensando que tenías razón, que no te iba a gustar lo que iba a decir. Cuando volviste mordiendo una magdalena, con tu pelo recogido en un moño desecho, y las mejillas aun acaloradas, me pareciste más niña y más mujer que nunca. Mi corazón dio un vuelco cuando se sentaste en el borde de la cama, junto a mi y me ofreciste un bocado de la magdalena que se te había antojado después de revolcarnos entre las sábanas.

- Ali, esto no está bien.- solté, porque si no lo soltaba reventaba.

Bufaste como una niña pequeña, y te cruzaste de piernas y de brazos sobre la cama, la magdalena a medio cayó al suelo y mentalmente me apunté limpiar las migas y recogerla después, cuando te hubieras ido.

- ¿Otra vez con ésas? Pareces un disco viejo y rayado.

- Precisamente. Soy un disco viejo, un VHS cascado y tú eres lo último en tecnología. No podemos estar juntos.

- Tampoco me gusta cuando empiezas a soltar metáforas, pareces un escritor amargado.

Yo sonreí, apagando mi cigarrillo en el cenicero que había en la mesilla, junto a la cama.

- Soy un  escritor amargado.

- No, eres un gran abogado y un escritor frustrado con mala suerte. No es lo mismo.- te acercaste un poco más a mi, agarrando mi mano con fuerza.- ¿Por qué te empeñas en complicarlo todo?

- Porque tienes diecisiete años, eres una cría que debería ligar con chavales de su edad.- te miré con ojos cansados y tú hiciste un mohín, como para recalcar mis palabras.

- Los chavales de mi edad me aburren, solo saben hablar de fútbol, de cuántas tías se han tirado, de cuantas se tirarán el próximo fin de semana y de qué van a comprar para el próximo botellón.

- Generalizas.

- Tú también.- terminaste sentándote a horcajadas sobre mis piernas, tapadas por la suave sábana blanca, acariciándome la nuca y haciendo que el calor se extendiese por mi cuerpo. Ese calor que solo tú eras capaz de producir en mí.- Si no me quisieras aquí te habrías negado a esto desde un principio, Carlos. Te habrías conformado con tu monótona y perfecta vida, con tu mujercita y tus noches de sexo rutinario en busca de un par de hijos. Lo supiste en cuanto me miraste a los ojos. Supiste que me necesitabas. Y que yo te necesitaba a ti.

A veces era tan buena... y otras tan absurdamente mala que seguía sorprendiéndome tu picardía, tu inteligencia y tu modo de soltar las cosas que sonrojarían a cualquier otro.
Y lo peor de todo es que tenías razón, que yo no soportaría una vida sin ti ahora que te había conocido, que te había probado.
Me hacías vivir, el miedo a ser descubiertos me hacía vibrar y disfrutar de cada segundo que pasaba junto a ti, escondidos, de tus padres, de mi mujer, de todo el mundo que ignoraba lo felices que éramos en nuestro pequeño paraíso, sin normas, ni valores, ni apariencias, solo tú y yo.

Sabías que habías ganado la batalla y probablemente la guerra, sonreíste y me diste un mordisquito en el hombro, juguetona, y yo me dejé hacer, estrechándote entre mis brazos, salvando los quince años que nos separaban en un gesto. Nos besamos, lentamente, saboreandonos, disfrutando de los últimos minutos juntos; pronto tendrías que irte a casa, fingiendo haber ido a clases de piano, con cara de inocente comentándoles a tus padres lo mucho que te encantaba tocar, ellos pensarían en el piano, pero tú pensarías en otra cosa. Y yo recogería y ordenaría la escena del crimen, para no dejar ni una prueba de nuestro fugaz y apasionado encuentro y le prepararía la cena a mi mujer, quizá para sentirme menos rastrero y menos sucio aunque nuestro matrimonio estaba muerto desde antes de conocerte.

- Me llevarás al infierno, Alicia.- susurré separándome levemente de ti pero rozando tu nariz con la mía.

- Te llevaré adonde quieras ir.

Comentarios

  1. Vaya, esto de los amores prohibidos tiene una intensidad... Me ecnanta como escribes, Eileen, pero eso ya lo sabías, ¿a que sí?

    Un besazo,

    ResponderEliminar
  2. @Lorena: La verdad es que me apetecía escribir algo de amores prohibidos por una peli que vi hace poco, aunque no me acaba de convencer como ha quedado jajajaja.
    Entonces nos encantamos mutuamente :D
    Muaaack!

    ResponderEliminar
  3. Eileen escribes super bien >.<
    Me ha encantado ;)
    Y esoty segura de que él la seguiría al infierno y a donde hiciese falta xD
    Un besooo

    ResponderEliminar
  4. Ella hará cualquier cosa por
    que sigan juntos, y en el fondo,
    él también. ¡Me encanta como escribes!

    ¡Un beso! :)

    ResponderEliminar
  5. @Lucy: Muchisimas gracias, Lucy >///<
    Yo también estoy segura de que él la seguirá a donde sea :D


    @Smiley: A él le has calado completamente :)
    Gracias por tu comentario, guapa!

    ResponderEliminar
  6. De aquí al relato porno... un paso jajajajaj (Es broma xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD) Me gustó :) Veo mi futuro con alguno del conjunto doble S xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

    PD. me he enamorado de la nueva cabecera de tu blog! Yo no sé hacer cosas tan chu-chu-chuliiiiiiiiiiiis >//////////////////////<
    El fondo también me gusta ^^ jajajaja

    ResponderEliminar
  7. @Laura: Como si un relato de ese tipo llegara a escandalizarte xDDDDDD
    De hecho me inspire en mi futuro con uno de los de ese conjunto (o con ambos) jajajajaja (Es broma, me salio y ya está xD) Y me gusta que te guste ^^
    Graciaaaas! Me tiré parte de la tarde de ayer haciendo la dichosa cabecera! (¿Te has fijado en la foto del concierto? ¿Te has fijado que es un collage de mi verano? jajajajajajaajjajaajja o al menos de parte de mi verano xD)
    por cierto me ha matado lo de chu-chu-chuuuulis! ¡Ralph! Yo cuando quieras te enseño!
    Un besazooo!

    ResponderEliminar
  8. Acabo de llegar a tu blog por casualidad, o no se bien cómo..y me ha encantado esta entrada!!! Escribes genial. Lo del amor prohibido da mucho de sí ;)

    Voy a seguir leyéndote.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. @Maider: Pues bienvenida a mi pequeño rincon >////< Muchisimas gracias por tus palabras y me alegro que te haya gustado :)
    Si, lo mal que lo pasan los protas de los amores prohibidos y lo mucho que nos gusta escribir sobre ello!
    Un besazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Yo Lectora (I): "Todas las chicas besan con los ojos cerrados"

Descargable: Una forma de daros la bienvenida (de nuevo)

Atrapado en un cuarto con un zombie | Un plan diferente