Páginas

lunes, 4 de julio de 2011

Viendo pasar las horas, la gente y su vida

Mira, mira ¿ves a esa chica? Aquella, la que está sentada en el banco, la que no para de mirar a un lado y a otro como si buscara a alguien. ¿La ves ahora? Pues siempre está ahí, viendo pasar las horas,  la gente y su vida. Nunca habla con nadie, nunca viene con nadie. Simplemente se sienta ahí, sin nada que decir y sin nada que hacer.

Y te preguntarás ¿no es más triste quedarse aquí plantado observándola, sin atreverse a decirle nada? ¿A preguntarle qué o quién busca? ¿O por qué tiene esa mirada tan triste?

Mi respuesta es que yo también estoy esperando. Estoy esperando ese algo o ese alguien que haga que se le ilumine la mirada, que le haga sonreír - que seguro que tiene una sonrisa tímida pero preciosa- y que le pida perdón por haber tardado tanto.

¿Eso me convierte en un cotilla sin nada mejor que hacer? Yo creo que no, que soy un viejo escritor en busca de inspiración y quiero saber como acaba la historia.



Pero la historia no acabó. 

5 comentarios:

  1. Me encantan tus relatos, joé ^^ ¡
    y este me gustado un montón!

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Que bonito T_T y que lastima que la historia no acabase...

    ResponderEliminar
  3. Que preciosidad de relato! he sentido pena por la pobre chica -.-y tengo curiosidad por ver como termino la historia xD
    Realmente precioso ^^
    Un besito, nos leemos.

    ResponderEliminar
  4. Eileen, hola!! Cuánto tiempo que no pasaba por el blog =.= Ando ausente de todos lados...

    Me gusta mucho este escrito ^^ Es como si fuera yo la que estuviera viendo a la chica jeje

    Espero poder pasarme más a menudo :D

    ResponderEliminar

Entradas Relacionadas

Puede que esto también te interese