Entradas

Mostrando entradas de abril, 2011

Siempre Lily.

Imagen
-Así que Courtny ya es historia.
Los tres amigos estaban en el salón de casa de James. Henry, que estaba sentado en una butaca amplia de manera desgarbada, había llegado hacía unos minutos con un café helado del Seven en la mano y bebía pequeños sorbos mientras escuchaba el disco que había puesto en el gramófono; Benny Goodman llenaba el salón con su “Moonglow” y Henry se encontraba muy relajado.
-¿Y cual es la razón, Jimmy?
Matthew por su parte, se hallaba tumbado en el sofá, espatarrado, parecía un modelo al que estuvieran dibujando. Miraba al alto techo invadido también por la relajante música. Su pelo negro se esparcía rebelde por un cojín de color claro y su mano derecha colgaba tocando el suelo.
-Ya la sabes, Matt, no preguntes.
James estaba sentado en el suelo con la espalda apoyada en el respaldo de una butaca idéntica a la que Henry usaba de asiento, situada frente a él.
-La pelirroja.
James no contestó ya que no era una pregunta, Matt lo había afirmado y Matt había acertado. Hacía …

Porque lloraste

Imagen
Abres los ojos. Esos ojos verdes que dicen tantas cosas, que me cuentan tus secretos, que te traicionan y me chivan todo lo que pasa por tu cabeza.
Me sonríes. Iluminando la habitación más que el sol
Tu pelo castaño cae desparramado por la almohada y tú te desperezas con tu cuerpo desnudo enredado en las sábanas. Y en mí.

-  ¿Por qué no me has despertado?

La misma pregunta

- Porque me encanta verte soñar.

La misma respuesta.

Me inclino sobre ti y te beso. Me besas. Nos besamos.
Cuando me aparto tus mejillas están sonrojadas pero tu mirada es traviesa, como si estuvieras recordando lo que hicimos anoche y quisieras que yo lo supiera; que lo recordara contigo.
No hace falta que hagas eso, llevo pensando en ello desde que te quedaste dormida.

- ¿Sabes por qué me enamoré de ti?

Lo suelto sin pensar y tú me miras sorprendida porque nunca me has odio hablar de mis sentimientos.
Y es eso, tu silencio y tu mirada lo que me animan a seguir.

- Fue cuando nos vimos en aquel parque. Te recuerdo se…

Seize the day

Imagen
La tienda de discos estaba llena de gente aunque no tanta como para resultar agobiante permanecer alli durante más de un minuto.
Todos me habían aconsejado que me quedara en el hotel, pero yo estaba harto de estar encerrado y aunque estuviera diluviando salí a la calle a pasear por aquella ciudad desconocida, sin rumbo alguno, con la capucha enfundada y sin importar estar empapándome.
La gente caminaba con prisa, sin prestar atención a nada ni a nadie. Un grupo de chicas adolescentes pasó por mi lado corriendo, gritando e intentando encontrar un refugio; parecía que la lluvia las había sorprendido a pesar de que el cielo llevaba encapotado todo el día. A ti te encantaba la lluvia, reías de felicidad cuando el cielo se volvía gris y comenzaba a caer agua y quizá por eso este tipo de días se me hacen insoportablemente duros.
Te echaba tanto de menos...
Entonces vi una pequeña tienda de discos y sin dudar entré, este tipo de sitios siempre me traían buenos recuerdos, al fin y al cabo, fue d…